performance san sebastian feminista

Performance realizada en 2006, Pabellón de Uruguay, Sevilla.

Fotografía: Anna Jonsson

La artista transforma el martirio de San Sebastián, asaetado, en el martirio de la mujer, esclava de las faenas domésticas, que evocan las pinzas de colgar ropa.

Las pinzas representan las flechas y la performer se las clava en la piel artificial de su body, pues está realizando una obra de Body art de última generación. En esta clase de body art, el recurso a la piel artificial, en este caso de color negro, sirve para recordar los versos del Cantar de los cantares que dicen: “Nugra sum, sed formosa.”

La música que acompaña la acción es de Johann Sebastian Bach, un verdadero martirio para los oídos.

El texto completo de la Partitura de Performance es el siguiente:

Re-visión feminista del martirio de San Sebastián (Bach)

Érase una vez un pintor que deseaba realizar una obra sobre el tema del martirio de San Sebastián. Consultó los libros especializados en la materia y se dió cuenta de que los maestros del pasado habían representado al santo, sea atado a una columna dentro de un palacio, sea atado a un árbol en plena naturaleza.

Se sospecha que nuestro pintor era ecologista, pues optó por salir al campo en busca del lugar idoneo para pintar del natural a su San Sebastián.

Llegado a una alfombra de verde césped sembrada de flores, donde había algo que se podía interpretar, paranoia mediante, como un tronco de árbol cortado (una silla), decidió acometer su obra allí mismo.

Al desplegar su caballete de plenaerista, éste adoptó súbitamente la forma de un caballo, entre cubista y abstracto, invitando el pintor a cabalgarlo, cosa que hizo inmediatamente, pensando que, de ese modo, llegaría más lejos que sus antecesores en la obra que se proponía realizar.

Pues “lejos” es el único lugar adonde el artista quiere de veras llegar.

Pero así, no cabía en el caballete el lienzo tradicional dispuesto a recibir las pinceladas académicas.

De modo que se le ocurió al pintor la idea de convertir a su modelo en la obra misma.

Desde su caballete-caballo dispararía sus flechas, que son sus ideas, y también sus pinceladas de colores, directamente sobre el modelo, transformándolo así en el asaetado mártir del año 288 p. C.

Invitó a su modelo a prepararse para posar. Éste se quitó prestamente sus escasas ropas: chal, cinturón, guantes, botas. Encontrándose indecente, optó por cubrir la desnudez que convenía ocultar, los pies.

Ahora, preparar los colores. Como ven ustedes, los colores están precintados, garantía de la primicia absoluta de la obra que van a ver, por lo demás exigible a todo Performer.

Se mezclarán los colores en este saco. Todo está listo para empezar la obra. No. Falta la inspiración divina. Nos la facilitará la música de Johann Sebastian Bach. Suites para cello solo, por Pau Casals, en una grabación de 1936.

(02.06.2006)

———————————————————–

Algunos comentarios adicionales para ayudar a comprender mejor la obra.

El título puede ser “Visión”, “Re-visión”, o “Versión” del susodicho martirio.

En la bolsa, hay 80 pinzas de colgar ropa, de 4 colores a juego.

El decorado consta de la alfombra china de color verde césped con sus flores. Una silla de madera (árbol) sobre la que posa el modelo. Diversos accesorios.

El modelo desnudo de raza negra se transforma en San Sebastián conforme le alcalzan, en forma de pinzas multicolores, las pinceladas del pintor como alcanzaron las flechas que transformaron a Sebastián en mártir y en santo.

El modelo (que es la Performer autora de la obra que se ve en la fotografía), se clava a sí mism@ las saetas/pinzas para expresar la idea de que San Sebastián es un masoquista, como la mayoría de los mártires. Sufre por placer. El color del masoqista es el negro.

Se ha dicho que San Sebastián es el santo patrón de los homosexuales, ahora lo es también del piercing.

Eso da licencia para que una mujer pueda desempeñar este papel. Máxime si se trata de un andrógino, como lo es la autora retratada.

Las pinzas que sustituyen las flechas son menos hirientes en apariencia, pero simbolizan el trabajo doméstico no valorado de las mujeres.

 Se trata de una Performance de reivindicación feminista.

 Es Action painting abstracta.

Es New Body Art, o Body art (tra)vestido.

La artista (Performer) encarna a la obra de arte (total) que ahora, debido a los adelantos técnicos, es capaz de hacerse ella misma y ella sola.

Al artista, mero acólito, le queda el único trabajo de firmar la obra.

La “obra” está en un nivel más alto que los supuestos artífices de la obra: eso justifica el hecho de que el modelo esté encima de una silla, que sirve de peana a la obra en un espacio seudo museístico (el vestíbulo del Pabellón de Uruguay, de Sevilla).

El conjunto de la Performance está coreografiado, sobre la música de Bach.

Cada color de pinza se canta del siguiente modo:

la vocal mántrica “I” para el verde; la vocal “O”, para el azul; para el amarillo, la vocal “E”; y para el naranja, la vocal “A”.

El rótulo final reza así:

United colors of Almaida.

Anuncios

Acerca de labriot

Algunos de los temas en este blog: Danza, Arte de Acción, Humor surrealista, excentricidades filosóficas, y más.
Esta entrada fue publicada en arte de accion. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s