Lecturas recomendadas

 1-

 De JAVIER BARRAYCOA (apellido que me suena a seudónimo), el siguiente título: LOS MITOS ACTUALES AL DESCUBIERTO. Sexo, consumo, arte, política, solidaridad y ecología. Editorial LIBROSLIBRES Madrid, 2008, 166 páginas, 23 cm.

Reseña:

Explosivo y necesario, un libro que todo el mundo debería leer para enterarse de la infinita hipocresía del mundo en que estamos viviendo y a la cual todos contribuimos con nuestro silencio, nuestra ceguera voluntaria y/o nuestra indiferencia egoísta.

Me suena una ya antigua canción de aquellos remotos años 60 en los que había cantoautores comprometidos de verdad (con la verdad) que decía así, traducido: “El primero que diga la verdad/ que sea ejecutado”. (Guy Béart)

Por lo que le deseo a Javier /yCoa que sea un ferviente adepto de la magia apotropáica y conozca la palabra que permite hacerse invisible cuando se está en peligro de muerte.

Su libro podría -ha podido ya quizá- costarle la vida. En la antigua URSS, no se habría publicado ni siquiera. ¿Somos más libres? ¿Somos mejores? No lo creo. Aquí y ahora, nos podemos quejar, porque no surte efecto ninguno. Todo se queda tal cual. En la antigua URSS, quejarse estaba prohibido. El resultado final es exactamente el mismo. Por ello, el Tao tiene la razón: “Siéntate tranquilamente, y mira: la hierba crece.”

Ya se sabe: “El capitalismo, es la explotación del hombre por el hombre. El comunismo, es lo contrario.” El libro de /yCoa, debería estar en la mesilla de noche de todos los intelectuales de este país, como mínimo. En la mía está.

2-

La mafia médica, de Ghislaine LANCTOT, Editor: Vesica Piscis, 2002, 258 páginas, primera publicación en 1994. Hay mucha información de este libro en la red.

Opinión:

No se debe olvidar que los pacientes son más numerosos que los médicos, y que, si existe realmente una “mafia médica” -cosa no demostrada científicamente-, la responsabilidad primera y última será de los pacientes, no de los médicos.

Primera, porque el candidato a la enfermedad confía más en un extraño al que supone sabio -el médico- que en su propia capacidad innata de autosanación -que nadie le ayudó a desarrollar, claro está-.

Última, porque a pesar de ser víctima de los efectos secundarios dañinos de todo tipo de tratamiento alopático, el paciente vuelve y vuelve al médico, addicto a esa “droga” que es el binomio “médico-medicamento”, dependiente y addicto de su propia confianza en un “sistema de salud” que le mantiene en este estado enfermizo permanente en el que se complace, porque le permite quejarse y fastidiarles la vida a las otras personas, sin lo cual no se sentiría uno “existir”.

Nadie, en última instancia, quiere estar en buena salud  porque no se podría quejar de nada y sería feliz, algo que no está capacitado para asumir su propio nivel de desarrollo espiritual, todavía muy pobre y precario.

Es “incorrecto políticamente” denunciar la “Mafia médica”, pero es mucho peor aún denunciar la complicidad general de los usuarios de dicha “mafia”, que sin ellos no podría haber nacido ni existiría.

A ver si me fusilan ya una buena vez porque estoy diciendo la verdad.

Post data: La única objeción que le pondría a este libro, es ser un best seller. Algo debe haber dicho/hecho mal para ser tan famos@.

3 –

Luis Sagi Vela, La Zarzuela detrás del telón, Ediciones El Francotirador, Buenos Aires, 1998.

En este libro se cuenta una anécdota de temática paranormal. El cantante había actuado en un teatro de ópera en un país latinoamericano. Al salir el último del teatro, se encontró con el conserje y vigilante de noche. Entablaron conversación, y el vigilante le dijo que ahora, durante la noche, le iba a escuchar cantar la función que acababa de tener lugar. ¿Cómo? No se lo podía explicar racionalmente. Pero se lo pudo demostrar. El hombre asió la mano del cantante y éste se oyó a sí mismo cantar exactamente igual que lo había hecho un par de horas antes. Al soltarle la mano, dejaba de oír su canto. Al tocar la mano otra vez, volvía a percibir claramente su voz y la música. Aquello no era ninguna superchería de charlatán. El conserje era un gran aficionado a la música de ópera, pero no podía pagar entrada para oírla. Entonces, había desarrollado su sexto sentido, una extensión del oído físico a la quinta dimensión de la naturaleza, y mediante ese sentido extra, satisfacía todas las noches su pasión artístico musical.

Emocionante, ¿no?

Esto nos recuerda otro fenómeno paranormal unido a otro gran músico.

Se trata de Gustav Mahler, de actualidad en 2010-2011. Encontrándose en Nueva York con su esposa, fueron a una sesión de espiritismo. En un momento dado, se materializó una mandolina ingrávida que vino a chocar con la frente de Mahler, y desapareció. La Medium les explicó que ese tipo de fenómeno se producía muy raras veces y significaba que el personaje se hallaba en grave peligro. Semanas más tarde, el compositor falleció. La anécdota ha sido narrada por Alma.

Hemos preguntado a un profesor de la ROSS, si conocía otras historias similares en el mundo de la música, y nos confesó que no, ni siquiera había leído esos dos libros tan entrañables e instructivos.

4-

De Emilio Sagi, sobrino del autor anterior, recomendamos la lectura de su tesis doctoral Shakespeare en la época romántica, 1979, Universidad de Oviedo, dirigida por Doctora Shaw Fairman, especialidad de Lengua y Literatura inglesa.

5-

Todos los libros de Llorenç Barber son altamente recomendables.

Anuncios

Acerca de labriot

Algunos de los temas en este blog: Danza, Arte de Acción, Humor surrealista, excentricidades filosóficas, y más.
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s